Los dados son un elemento importante dentro del juego. Con ellos determinaremos si nuestro Pj lleva a cabo con éxito ciertas acciones clave, por ejemplo durante un combate, donde veremos a través de los dados si el ataque de los Pjs obtiene sus frutos o la defensa evita que sean heridos. O algo peor… De todas formas, tampoco es necesario abusar de ellos, ni lanzarlos absolutamente para todo, ya que eso realentizaría demasiado el juego, es decir, lanzar los dados para ver si nuestro ataque prospera es correcto, pero no tenemos porqué hacerlo para que nuestro Pj desenfunde su arma.

En KIS usaremos dados D20 (1 dado de veinte caras). Cuando lanzamos estos D20 podemos obtener cuatro tipos de resultados distintos:

–    Éxito: Se produce cuando, al comparar el resultado con la característica o competencia bajo la que se hace la tirada, obtenemos un número menor. Por ejemplo, queremos que nuestro Pj dispare una flecha con su arco a una diana. Para ello, tendremos que lanzar 1D20 (1 dado de 20 caras) y obtener un resultado menor que el valor de nuestra característica “Precisión”, en este caso 10. Tiramos el dado y sacamos un 3, por lo que nuestro Pj tiene éxito en su acción y su flecha acierta en el blanco.

–    Fracaso: Es justamente el caso contrario, es decir, cuando obtenemos con 1D20 un resultado mayor que el de nuestra característica correspondiente. Si continuamos con el ejemplo anterior, donde nuestra “Precisión” es de 10, lanzamos el dado y obtenemos un 12, haciendo que nuestro Pj lance su flecha, pero sin acierto.

–    Crítico: Significa que nuestra acción ha sido ejecutada perfectamente por lo que su resultado es el mejor posible. Sólo se produce obteniendo un 1 al lanzar 1D20. En nuestro ejemplo, el Pj acierta con su flecha en el centro exacto de la diana, partiéndola en dos.

–    Pifia: Éste sería un resultado completamente desastroso para nuestro Pj y aparece con un 20 como resultado en la tirada. En este caso, como ejemplo, el arco de nuestro Pj se rompe antes del lanzamiento y la cuerda le hiere en la cara.

Por supuesto, estas interpretaciones son libres, variables y dependen del momento y la acción que vayamos a realizar. No obstante, el sentido común nos lleva a pensar que cuanto más se acerque el resultado de la tirada al 1 ó al 20, más beneficiosa o nefasta, respectivamente, será dicha acción.

Esto, por otro lado nos lleva al siguiente punto, los “Modificadores de dificultad”. Se trata de una penalización a nuestras tiradas por las circunstancias que rodean la acción. En este caso, es competencia del Dj valorarlo, pero por descontado, de forma objetiva y sólo cuando realmente esté justificado. Por ejemplo, disparar una flecha es una cosa, pero hacerlo con los ojos vendados es otra muy distinta y su dificultad mucho mayor de lo normal. Por lo tanto, en este caso, sería lógico.

Existen varias formas de aplicar estos modificadores y podéis escoger el que mejor os parezca. En cualquier caso, aquí os dejamos un ejemplo sencillo que os puede servir perfectamente. Se trata de una penalización en nuestra característica, de manera que si debemos sacar menos de 10 (nuestra Característica) y la dificultad que valoramos es de 7, al lanzar el dado, su resultado tendrá que ser de 3 ó menos (10 – 7 = 3) para que resulte un éxito.

Anuncios