Los templos son los lugares de retiro para los monjes, donde pueden realizar una vida ascética y tranquila, alejada de las guerras y los asuntos de Quiúnéi. Se dividen en órdenes, la mayoría de ellas creadas hace milenios por los Qín-Shou, bajo el mandato de los dioses. Casi todas son pequeñas y locales, usualmente destinadas a una sola ciudad o incluso a una aldea. No obstante, algunos templos son de mayor tamaño, y son célebres dentro de Quiúnéi. Están situados en lo alto de las montañas, lo profundo de tupidos bosques u otros lugares aislados, donde sus sacerdotes pueden mantener una vida de paz entregada a su fe.

Con el tiempo, la necesidad de defenderse de los ladrones hizo que los sacerdotes aprendieran a enfocar su Ch’i en direcciones concretas, bajo las sabias enseñanzas de los Qín-Shou, dando origen al monje guerrero. Fueron ellos quienes inventaron las técnicas, que con el tiempo se extendieron entre el populacho, dando así origen a las artes marciales. Aún hoy en día, los monjes guerreros se cuentan entre los mejores luchadores de Quiúnéi, y su destreza en la lucha es legendaria.

REGLAS ESPECIALES PARA LOS MONJES GUERREROS:

Durante la concepción de nuestros Pj, podemos elegir interpretar un monje guerrero perteneciente a una orden en concreto dentro de estos templos. Para ello, necesitamos tener en cuenta una serie de conceptos individuales:

* Debido a su tipo de vida y entrenamiento, los monjes guerreros deben asignar el máximo de puntos permitidos en Concentración y Ch’i durante la concepción del Pj.

* A un monje guerrero le cuesta 5 puntos menos adquirir cualquier técnica, sea física o mágica (no se aplica a los ritos mágicos), y también aumentarla a cualquier nivel. Si la técnica es débil y su coste normal es de 5 puntos, el clérigo puede tenerla a nivel 0 sin invertir puntos, pero tendrá que comprar cada uno de los niveles posteriores, salvo en aquellas técnicas sin niveles como Fusión con el entorno. En ellas, el jugador pagará los 5 puntos correspondientes a la técnica. El límite de técnicas iniciales son las casillas que tenemos de inicio en la hoja de Pj.

* Un monje guerrero no puede aprender más técnicas que las listadas para su templo, ya que enfocan el Ch’i en una dirección, exceptuando la de Volar, que obtiene automáticamente a nivel 1 cuando se convierte en semidiós.
* A menos que se especifique lo contrario, los monjes guerreros tienen las competencias asociadas al clérigo/sacerdotisa.

Templos menores

Estos son los mencionados templos locales. Hay una miríada de ellos, como por ejemplo el Templo de la Avispa o el Templo del Ciempiés. A efectos de juego sus monjes se consideran clérigos y sacerdotisas estándar, no poseen las reglas especiales descritas anteriormente.

En próximas entregas os iré compartiendo los templos principales y sus características para que podáis usarlos desde ya. No obstante, os dejo ahora el primero de ellos:

Templo del dragón

Esta orden plantea un misterio: realmente, ¿existen Qín-Shou dragón? Es poco probable, más dadas las cualidades cuasi divinas de esta raza. Lo más seguro es que este templo fuese fundado por un dragón auténtico, y su tradición haya permanecido hasta hoy. En todo caso esta es una de las órdenes más antiguas, y es respetada y venerada por casi todos los demás monjes, especialmente por su profundo conocimiento del Ch’i. El templo se encuentra en las Montañas del Vértigo, en Jao.

Técnicas físicas del estilo del dragón: Danza aérea, Furia de los dioses, Giro mortal, Huracán, Mano penetrante, Patada abanico, Patada danzante, Regeneración, Velocidad.

Técnicas mágicas del estilo del dragón: Bala, Escudo, Hipnosis, Levitación, Psicoquinesia, Storm, Tornado.

Ahora… A disfrutarlo!!

Anuncios