Hola a tod@!!

Para mi regocijo éste es mi post número 100. Y como no, me gustaría dejar algo más que unas simples palabra, como si fuera para rellenar. Así que, como ya habréis notado por los post anteriores, ando trabajando en varias cosas con las que enriquecer un poco el mundo de KIS, así que voy a colgar un PNj nuevo. Ya salía en la guía del jugador, pero sólo nombrada un poco de refilón.

Que conste que no es la única, pero sí la primera de la que he hecho un boceto, así que os dejo todo y ya me diréis qué os parece. No obstante, espero poder ir compartiendo más Pnj’s, arquetipos de Pj y muchas cosas más.

¡Espero que os guste!

Saludos!!

MIA 001

Mia
Mia es la Diosa del Amor y lo profesa allá donde vaya y con todo aquel que interactúa. Como casi todos los demás Dioses Supremos, la guerra contra los humanos facilitó su ascenso al puesto que anteriormente ocupaba su madre, la bella Měinǚ, quien decidió retirarse a favor de su hija para dar paso a la nueva generación de jóvenes Dioses.
Desde el principio ha demostrado sus grandes dotes para el puesto y sabe manejar a la perfección todo aquello que tenga que ver con el amor. Sin embargo, la línea que separa el amor del odio es demasiado delgada como para ignorarla, por lo que gran parte de su gestión está mutuamente compartida y controlada por Hèn, Dios del Odio.
En cualquier caso, Mia es una diosa a la que es mejor no dar la espalda, puesto que su habilidad para manipular, intrigar, interrogar, etc., es muy superior a la de cualquiera de los demás dioses, gracias a sus irresistibles armas de mujer y a sus conocimientos. Sin duda es el mejor regalo que recibió de su madre tras el cambio.
Apariencia: Mia posee una belleza sobrenatural incluso para los mismos Dioses. Es tan bella que sus propios iguales deben hacer un esfuerzo para no sucumbir, y los seres terrenales no lo tienen mejor. Su belleza es tal que muchos morirían de amor, literalmente, sólo con verla, tanto hombres como mujeres, humanos, Rèn-Shou o Qín-Shou, todos.
Tiene unos rasgos delicados, con un cierto toque felino que les confieren un excitante exotismo. De labios perfectos y dientes como perlas, su boca despide un aliento de continuo olor a flores silvestres, embriagador, pero jamás desagradable. Y si a esto le añadimos unos ojos verdes y luminosos, el efecto es mayor.
Su larguísimo pelo de color negro despide, cuando la luz incide en el en determinado ángulo, reflejos rojos tornasolados y siempre está perfectamente peinado de las formas más variadas inimaginables, pero siempre de manera que favorezcan el resto de sus rasgos.
Es algo más baja que los demás, apenas 1,93 cm. Su delicada piel y su figura de ensueño, fuerte pero delicada, con sensuales curvas pero no demasiado voluptuosa, siempre está cubierta con las mejores y más delicadas telas de colores vivos y estampados exquisitos. Siempre va vestida de forma apropiada según la ocasión y tiene un fondo de armario tan grande que se especula que jamás ha repetido un vestido o un kimono.
Personalidad: Mia es la mujer perfecta a los ojos de cualquiera, cosa que ella sabe explotar perfectamente. Debido a su cargo y a sus conocimientos, se ha convertido en la mayor manipuladora del universo, es decir, Mia únicamente piensa en Mia.
Vive enamorada de forma evidente, incluso esto es a propósito, de Hö y Shunhai, aunque al parecer no sabe por cuál decidirse. No obstante, también ansía el trono supremo (así no tendría por qué elegir, simplemente estar con quien quisiera cuando a ella le pareciese oportuno) por lo que intenta juguetear con el príncipe y llevarle a su terreno. Pero la resistencia de éste comienza a irritarla de sobremanera, puesto que nadie se le ha resistido tanto tiempo.
Técnicas/Ritos: Su posición como Diosa del Amor, evidentemente, le confiere un control total sobre todo lo que se refiere a este sentimiento, es decir, puede aumentarlo, disminuirlo, provocarlo o extraerlo por completo. Y con este sentimiento, puede influir de manera indirecta en el resto, por ejemplo, podría manipular el amor de una persona para convertirla en alguien celoso enfermizo, o eliminarlo por completo, sustituyéndolo por odio sincero.

Anuncios