Hoy os traigo la descripción de otro de los Pnjs más importantes de Quiúnéi: Si-yanue, el príncipe de todos los dioses y actualmente quién gobierna el Plano por la ausencia de su padre. Pero no voy a contaros nada, mejor leedlo vosotros mismos.

“Ser el príncipe de los Dioses puede parecer algo maravilloso, pero en realidad conlleva demasiadas obligaciones como para ni siquiera pensarlo.

Si-yanue, es el hijo de Morm y la bellísima Měinǚ, anterior diosa del Amor, quien murió cuando él era apenas un bebé, durante el conflicto con los humanos, por lo que todos estos casi 4000 años ha crecido entre tutores, profesores y cuidadoras, ya que su padre, debido a su condición, no podía hacerse cargo de él personalmente.

Actualmente hace todo lo posible por dirigir la corte celestial en ausencia de su padre. Mientras él estuvo al frente, la vida resultaba fácil, pero al marcharse, su hijo tuvo que crecer de repente. Aun así, Si-yanue no lo está haciendo nada mal y por el momento consigue mantener a raya a las hienas que gobiernan el plano, aunque eso implique volverse tan maquiavélico y conspirador como ellos.

Apariencia: Pese a su apariencia de hombre joven y sus finos rasgos, se nota que es hijo de su padre. Mide 2,80 m de altura y pesa 104 Kg de musculo bien definido. Tiene también su misma melena negra que le cuelga hasta las pantorrillas y unos idénticos ojos celestes que parecen traspasar la carne y ver el alma.
Además, desde que se ocupa del gobierno, ha cambiado las túnicas coloridas y estampadas por los kimonos ornamentados de color oro, de manera que su parecido con Morm sea mayor incluso. Sin embargo, al contrario que su padre, Si-yanue no ha usado nunca su forma celestial, o al menos no ha sido necesario.

Personalidad: Si-yanue es un Dios bueno y a veces, algo ingenuo, que se ha encontrado con el poder de repente. Se está endureciendo a pasos agigantados e incluso se está volviendo igual de retorcido que los demás. No obstante, al estar directamente en la cúpula, su posición de fuerza le da una cierta ventaja.

Pese a todo es también muy querido entre los dioses menores, e incluso a los Dioses principales les cae mejor de lo que estarían dispuestos a reconocer. Tiene un carácter jovial y fresco, aunque si la situación lo requiere, se convierte en alguien serio al que tener miedo de verdad. Igual que su padre.

No es un mujeriego, o al menos tiene la suficiente discreción para que nadie sepa de sus escarceos, pero de vez en cuando baja al plano físico en alguna de sus formas para evadirse de las tensiones y, claro, la tentación es grande. Sin embargo la peor de todas es Mia. La Diosa del Amor parece mostrar un gran interés por él, aunque es plenamente consciente de que se trata de algún tipo de estratagema y por ello se niega una y otra vez a sucumbir a sus encantos, haciendo uso de hasta la última gota de su fuerza de voluntad para ello. Aunque no sabe cuánto podrá resistir.

Técnicas/Ritos: Aunque todavía no tiene oficialmente el cargo de Dios de Dioses, toda su vida ha sido entrenado para ese fin, con lo que, al igual que Morm, Si-yanue es capaz de realizar cualquier técnica, hechizo o rito imaginable, aunque con un efecto máximo de nivel 4º en técnicas, físicas y mágicas. Aunque no puede obrar milagros, ni conceder deseos o cambiar la realidad, si le está permitido viajar entre planos de existencia y modificar las leyes físicas.”

Anuncios