Un año más terminaron las Ludo Ergo Sum (LES) en su edición 2013 y un año más han sido un exitazo rotundo. Con más de 1300 asistentes registrados, tropecientos jugadores de mesa figurita y del tema que más nos afecta: el rol, se puede decir que se superan, otra vez.

Por todo ello y antes de nada, hay que dar un aplauso digno de gala e infintas gracias a la asociación homónima que lo organiza y a los “camisetas-naranjas” que son quienes organizan todo y se pegan la currada del año para que el resto podamos disfrutar de un fin de semana fricky de campeonato. Mil y mil veces más: ¡¡GRACIAS!!

Este año, como en el anterior (que estuve por primera vez…) el viernes fue un día de toma de contacto. Había poca gente ( aunque yo tenía el participante nº 92 y llegué al cuarto de hora de la apertura de puertas…) que se dedicó más a ver el ambiente y saludar a viejos y no tan viejos amigos y conocidos.

2013-09-20 19.48.13 2013-09-20 19.47.59 2013-09-20 19.47.49

Aquí vemos el ambiente, muchas mesas vacías en las zonas de rol y miniaturas, pero claro, es que sólo habían pasado escasos 20 minutos desde la apertura y la gente estaba sobre todo echando un vistazo al mercadillo solidario y los puestos. Además de los que aún quedaban por llegar.

No obstante, KIS tenía su partida programada para el viernes, así que me dirigí a mi mesa asignada y preparé lo necesario. En unos minutos ya estaba jugando con los señores Carlos Plaza, Urox y Reset.

2013-09-20 19.48.29 2013-09-20 19.48.40

Jugamos la aventura “Hannya Torappu” que está incluida en el CD solidario que se ha vendido durante las jornadas. Sin embargo resultó demasiado corta (apenas 1 hora y cuarto) por lo que intentamos continuar con otra, pero acabamos hablando de rol, diseños y batallitas, que resultaron amenas e instructivas, ya que pude tomar algunas notass sobre como mejorar KIS en el futuro. En cualquier caso, la conclusión de la aventura fue que como historia por sí sola era muy corta, pero como escena dentro de una sesión de juego podría ser perfecta.

Pero claro, llegó el sábado y si tenía expectativas sobre conseguir jugadores para mis dos partidas, éstas se me desbordaron en apenas unos minutos. Por la mañana dirigí al señor Meroka y otros amigos de Zona Oscura y El Consejo Friky en la aventura “Sigilo“, donde el grupo de jugadores era contratado para robar de forma discreta una reliquia en un clan ninja rival.

La cosa empezó bien, con algo de suerte para no ser descubiertos hasta que una de las jugadoras tuvo la feliz idea de levitar, colocarse detrás de un centinela (situado en una esplanada de roca con otros 40 compañeros), intentar cortarle el cuello por sorpresa y ¡casi fallar la tirada! Bueno, el resultado, para no alargarlo mucho, fue de un Elemental de fuego achicharrando ninjas, una Rén-Shou transformada llevándose a la chica malherida (no antes de haber liberado su técnica incosciente y matado a decenas de enemigos), un mercenario casi muerto, un noble cuya técnica inconsciente aniquila al resto del clan y todo ¿para qué? Para hacer que El Emperador se haga con la estatuilla, aunque al principio les engañan diciendo lo contrario.

No sé si podéis imaginar la envergadura de la escena, y eso que la aventura se llama “Sigilo”…

IMG-20130921-WA0000

Después fuimos a comer en un restaurante cercano y por la tarde, si ya por la mañana se había notado que había más gente, la cosa se desbordó:

2013-09-21 10.16.48 2013-09-21 19.39.32 2013-09-21 19.39.25

Pero tocaba de nuevo partida: “Ron, ron, por una botella de ron“. ¿Tendría jugadores? ¿No los tendría? ¡Qué nervios!… Pues sí, a la hora de empezar estos cuatro señores estaban listos y sentados:

2013-09-21 21.07.31

Curioso, pero de 5 que estábamos 3 éramos Carlos y otro Juan Carlos. No, si lo bueno abunda, jajaja

La partida empezó bien, pero nuestro amigo Carlos (camiseta blanca) tuvo la idea de transformarse en hombre lobo sobre la cubierta del barco en el que viajaban, con tan mala suerte de que no resistió el cambio y entro en modo instintivo, atacando a todo aquel pobre infeliz que encontraba, dejando lisiados y casi muertos a dos de sus compañeros de juego con una caricia de su Kanabo y dando un vuelco a la aventura. ¿Creéis que aquí acabó todo? ¡Pues no! Porque la cosa se empezo a liar de nuevo (al igual que ocurrió por la mañana) y el lobo acabó pegándose contra medio barco pirata el solo (sobrevivió, inexplicablemente…), sus dos compañeros lisiados cayeron en la batalla y flotando en el mar y el cuarto en discordia, perfectamente sano, cosiendo a flechazos el barco contrario. Sí, sí, el barco, pero no a sus ocupantes, excepto 3, a los que eliminó de un sólo disparo.

Apoteósico… Me tuve que ir a descansar.

Y hoy domingo no he podido asistir por un evento familiar, pero por lo que he podido constatar en twitter y otros medios, la cosa no ha ido sino a mejor.

Al final, hablando con unos y con otros, al parecer todos aquellos que jugaron las partidas de KIS disfrutaron de la velada y del juego y para mí, como autor y Dj eso es todo un triunfo.

¡¡¡Gracias LES!!!

Anuncios