Inicio

2ª Edición

2 comentarios

¡Hola!

Ha sido un largo trabajo, pero ya puedo decirte que ¡he terminado de escribir la 2ª edición!

XD

Sí, te preguntarás: “bueno, ¿y para cuando el trabajo final?”. Tienes razón, pero no nos precipitemos.

Por el momento tengo que someter el manuscrito al arbitrio de mi editor. Y cuando tenga el visto bueno comenzaré con las pruebas de maquetación, que espero no me lleve mucho. Desde ahí, la maquetación en sí misma y la ilustración son dos procesos entrelazados, y probablemente serán igual de largos que lo que llevo hasta ahora.

Es lo que tiene el hacerlo todo yo solo.

Pero no nos desanimemos. Queda mucho, sí, pero la base ya está lista, sólo falta “ponerlo bonito”.

¡Saludos!

Ilustración de dinmoney

Anuncios

Los demonios de Quiúnéi

Deja un comentario

¡Buenas noches!

Acabo de terminar los arquetipos de los demonios en Quiúnéi y no puedo esperar a mañana para compartirlos contigo.

Existen numerosos demonios en Quiúnéi, tanto en el plano Físico como en el Plano espiritual, aunque en este último están encerrados en los infiernos y bajo una estrecha vigilancia, por regla general.

No tienen que ser necesariamente criaturas hostiles, de hecho son muy capaces de ayudar a los vivos, aunque es muy probable que sólo lo hagan si la acción les conviene o ven en ello un beneficio mayor. Por supuesto, existe una jerarquía y una división de tareas en los infiernos, e incluso, los más poderosos demonios pueden competir con los Dioses Supremos.

Aquí vamos a definir algunos, de manera que los Pjs puedan interactuar con ellos cuando sea requerido en la historia y en la ficha de ejemplo detallaremos un demonio de cada clase con un poder “medio”, de manera que cada Dj tenga una referencia a la hora de definir el Pnj que mejor convenga a la historia.

Oni: son gigantescas criaturas de afiladas garras, sobre los 2 m. Tienen un pelo largo y revuelto y uno o dos largos cuernos surgiendo de sus cabezas. La mayoría de las veces poseen forma humanoide, aunque en ocasiones surgen individuos con características antinaturales, por ejemplo, con un gran número de ojos o dedos extra. Su cuerpo esta musculado en exceso y su piel, cubierta de un espeso vello negro en brazos y piernas, puede ser de un variado rango de colores: rojo, azul, negro, rosa o verde. Su fiera apariencia se ve incrementada por las pieles de tigre que tienen tendencia a vestir y los garrotes de hierro o kanabo que suelen llevar y que manejan con asombrosa facilidad.

Habitan en zonas boscosas y amplias, es decir, no es posible ver a dos juntos en el mismo lugar. Además, son enormemente territoriales, sobre todo con los de su propia clase. Tienen sus guaridas en cuevas o cabañas perfectamente escondidas y camufladas entre la vegetación, lo que hace que no sean vistos si ellos no lo quieren así.

En esencia son seres salvajes y feroces, pero en algunos cuentos también ayudan a las buenas personas. Y es que pese a su aspecto y comportamiento inicial, poseen una inteligencia de nivel humano.

  • Encuentro: Debido a su carácter territorial y belicoso, el primer encuentro con un Oni será mediante el combate. No obstante es posible dialogar con ellos y resolver la situación mediante la conversación. Sin embargo, los Pjs deben tener cuidado, porque les encanta pelear y si no creen que obtendrán algo a cambio o la situación no les aporta nada que les convenza, se lanzarán al ataque con toda su fuerza. Si al final se produce la pelea, los Oni pueden ser matados, sin embargo, su cuerpo se deshará y desaparecerá, formando parte del bosque en el que vive. Más tarde, cuando su espíritu esté preparado, regresará de los infiernos para habitar en este mundo de nuevo.

Shicome: Se puede decir que son las furias de Quiúnéi, aunque su número real es indeterminado y tienen su morada en el infierno. Algunos dioses se han servido de ellas para buscar algo o a alguien, ya que no cesarán en su empeño y su papel es el de castigar a aquellos cuyos actos sean deplorables. También son las encargadas de torturas a todos aquellos desgraciados que llegan a los infiernos.

Sin embargo, tienen la capacidad de transformarse en mujeres con el aspecto que más les interese, tanto jóvenes, como ancianas, bellas o feas, etc. Este poder es el que más utilizan para acercarse a su objetivo sin levantar sospechas, de manera que puedan atraparlo rápidamente.

Su verdadero aspecto es monstruoso. Pese a tener forma humanoide, son seres extremada-mente delgadas, casi piel sobre los mismos huesos. Además poseen enormes dientes afilados, garras y lo más destacable: dos alas de cuervo despeluchadas a las que le faltan plumas.

  • Encuentro con los Pjs: Es muy difícil que salgan de los infiernos si no hay una buena razón para ello. Aunque deben lealtad a sus dioses gobernantes, ni siquiera estos pueden obligarlas a salir de sus dominios y a cumplir sus órdenes sin un motivo noble. Esto hace que los encuentros son difíciles, pero si se produce alguno, los Pjs deberían echarse a temblar, porque eso significaría que alguien cercano merece un castigo terrible.

Existen innumerables individuos y tienen una división jerárquica basada en el poder de cada uno, es decir, si alguien tiene más poder que otro y puede matarlo, su estatus es mayor. Lo cual implica que dentro de los infiernos, las intrigas, el asesinato, las traiciones, etcétera, son simplemente la forma de vida.Shura: Los shura o espíritus enfurecidos habitan en el infierno y son los encargados de castigar a los seres del plano físico que llegan a sus dominios tras el juicio final. Podemos decir que son los demonios más parecidos al estereotipo occidental.

Su aspecto es el de los guerreros humanos, pero con malformaciones y cuerpos mutados en formas horribles, y sus gritos son como el trueno. Los shura son reencarnaciones de guerreros muertos en combate cuyo honor no ha sido satisfecho y que quedan a merced de su violencia y su sed de sangre para toda la eternidad.  Por ello, no podemos describir su aspecto de forma precisa, puesto que hay tantos tipos como individuos, y no hay dos iguales.

No obstante, podemos hacer una división según su poder en 6 clases de Shuras:

  • Suragu: Son el nivel más bajo, poco más que la escoria y tratados como tal. En una batalla, tanto daría ponerlos en primera línea como carne de cañón, o sacrificarlos como ganado para dar de comer al resto. En comparación, son los que menos mutaciones han sufrido y están más cerca de la vida humana que el resto, ya que la han abandonado hace poco. Son el primer escalón en el que se convierte un alma humana tras recibir su castigo y no conseguir reencarnarse.
  • Lièquǎn: Se trata de una pequeña evolución de los anteriores, una especie de sargentos o de patrones. Los demonios llegan a este estado mediante la experiencia y el sufrimiento, lo que les convierte en verdaderos psicópatas. Conservan piezas de armaduras y trofeos de batallas, desde un collar de ojos hasta cabezas colgadas del cinto. Disfrutan infringiendo dolor y estar en compañía de la muerte. Lo peor que puede pasarle a todo aquél que esté por debajo de ella es que un Lièquǎn esté enfadado o simplemente aburrido, porque sin duda lo pagará con otros y tienen mucha imaginación.
  • Jìsuàn: Son los capitanes de los ejércitos del infierno. Gozan de un cierto estatus y no suelen mezclarse con los que están por debajo. Pese a sus enormes facultades y sus desarrollados poderes, todavía conservan algunos rasgos humanos. Además, algunos pueden “mejorar” su aspecto a voluntad, lo cual es muy útil cuando se trata de tratar con el Plano físico. Generalmente tienen armaduras completas y su porte es imponente. Su razonamiento y comportamiento son más parecido al de los vivos, pero cuidado, si han alcanzado ese nivel es porque pueden ser peores que los Lièquǎn, mucho peores.
  • Yībān yāo: Son demonios muy poderosos, una especie de generales demoníacos con poderes similares a los semidioses, pero con una frialdad impenetrable. No se dejan llevar por sentimientos y todo lo hacen con un propósito. Pueden cambiar su aspecto a voluntad y tienen una gran sabiduría acerca del Quiúnéi, por aquello de tener bien vigilado al enemigo, pero en realidad, se trata del último escalón para aquellos que proceden del Plano Físico. En el infierno, su poder y posición es indiscutible, tienen voz y voto en consejos formados por los demonios más poderosos.
  • Daimaō: Se puede decir que son la nobleza de los demonios. Nacieron y crecieron en el Infierno, fruto de la unión entre dos demonios, no necesariamente Daimaō. Esto se debe a que su sangre es más pura y sus poderes crecen más rápidamente que los del resto, por lo que son capaces de eliminar a la competencia con asombrosa facilidad. Al no tener origen terrenal no tienen nada de humano y su aspecto puede ser de lo más horrible y aunque son perfectamente capaces de cambiarlo a voluntad, no sienten la necesidad de hacerlo y mucho menos como deferencia a un ser inferior, ya sea demonio o no. Por otro lado, a este nivel los demonios se dedican más a las intrigas que a la guerra. Su vida es muy parecida a la de los Dioses, politiqueo, engaños, reuniones de consejo, espías… Y a todo esto podemos añadirle todas las depravaciones imaginables.
  • Mówáng: Son el más alto rango de los demonios, sus reyes, sus amos. Todos, incluidos los Daimaō están a su servicio. Su poder es inmenso, una auténtica evolución desde el nivel anterior. De hecho, así ocurre. Al igual que los Dioses Supremos, quienes son los únicos con los que tratan de igual a igual, acceden a ese estatus heredando el puesto o por nombramiento y en ese mismo instante se produce un acontecimiento tan terrible como bello en el que todo su cuerpo y su esencia cambian hacia lo inimaginable. Ellos eligen su aspecto y como son vistos por los demás. Su sabiduría y conocimientos son increíbles, puesto que poseen las mayores redes de espionaje del Infierno, incluyendo incluso a los de los mismos Daimaō. Se pueden comparar a los mismos Dioses Supremos y tienen un papel semejante en Quiúnéi, sólo que gestionando los aspectos más negativos y ocultos de la naturaleza.


Encuentro con los Pjs: Existen muchas causas por las que los Pjs pueden encontrarse con un demonio: ritos de invocación, apariciones, ataques. Cómo se resuelvan estos encuentros dependerá de la historia, las circunstancias y el demonio, es decir, cuanto más poderoso sea, más opciones de diálogo existen, pero también es muchísimo más peligroso. No obstante, podemos intentar conseguir información, hacer tratos con ellos, etc.

¡Saludos!

Oni shicome Suragu Jisuan Liequan Yiban_yao daimao Mowang

¡¡Más madera!!

Deja un comentario

¡Hola!

 

Vaya, ya ha pasado un mes desde mi última entrada… La verdad es que el tiempo se me pasa volando. Desde la última vez he estado corrigiendo cosas, algunas erratas y revisando el manual con los consejos de Carlos Plaza, que para algo es mi editor y debo decir que el resultado, por el momento, me está gustando bastante. Los textos están todos listos, creo yo, a falta de que él me los valide, y ahora quedan las fichas de un montón de criaturas para el bestiario. Aunque esto todavía no está muy claro si aparecerá directamente, o será un suplemento en función de las aportaciones… Ya se verá.

Además, estoy en mitad de una campaña muy larga que mi grupo de juego ha empezado a jugar hace 10 días y en la que estoy probando otros métodos para diseñar y dirigir la historia. Se trata de dar a los Pjs una motivación inicial y a partir de ahí que se las apañen. Realmente para los jugadores es bastante más duro, ya que tienen que pensar en todo y “currarse” realmente como obtener resultados en su búsqueda…

Pero por el momento, en cuanto a Quiúnéi, toca terminar todo y hacer las pruebas de maquetación, una vez terminemos eso, ya incluimos los textos y se diseñan las ilustraciones, que en esta edición, espero mejorarlas con respecto a la anterior.

Y como no me gusta dejar esto sin un regalo para ti, mira que dos miniaturas he pintado últimamente. La tortuga la usaré para ambientar las partidas, ver situaciones, etc. Conan el bárbaro no tiene absolutamente nada que ver con Quiúnéi, pero es que simplemente, me encanta.

¡Saludos!

PD: Perdón por las fotos, al natural se ven muuuucho mejor…

20150209_222249 20150209_222318