Wenas!!!

Cuanto tiempo ¿eh? Bueno, debo reconocer que tengo el blog abandonado, pero tampoco es que tenga muchas novedades con respecto al juego. No obstante, un año más han sido las Ludo Ergo Sum 2017 y un año más he estado allí los tres días.

Pero en esta ocasión ha sido diferente, no he programado ninguna partida (ya sabes que el año pasado acabé un poco desencantado, con la organización por cómo se asignaban jugadores a cada una) me he dedicado a asistir como uno más de los 3700 y pico asistentes. Sí, sí, has leído bien. Y es que este año se ha batido el record de asistencia en casi 1000 personas. y sin embargo se habían generado más de 4000 tarjetas, lo cual significa todavía más gente podría haber asistido y al final no lo hizo. O que perdieron sus tarjetas, que también podría ser…

En todo caso se vivió un ambiente genial y creo que en líneas generales, la gente se divirtió mucho. Sin embargo, no puedo dejar pasar un par de detalles. El primero, el sitio. Este año se cambió la ubicación al polideportivo de Aluche, que tenía algo más de aforo y muchísima mejor ventilación. A los 10 minutos te habías olvidado del agobiante calor del año pasado.Pero ese aforo también fue un problema en ocasiones, sobre todo el sábado.

Éste es el día de mayor afluencia y las puertas tuvieron que cerrarse varias veces por aforo completo, lo que conllevaba varios problemas, colas, nervios, quejas y frustración. Y es que esta limitación obligaba a que si alguien salía al baño, por ejemplo, y el cupo estaba cubierto, no podías volver a entrar, o si salías por alguna actividad exterior o acudías a cualquiera de las charlas, que eran en una sala en otro edificio, etc. [EDITADO: Este tema ha causado más de una discusión al respecto, al parecer, pero quiero dejar claro que en ningún momento critico la labor de los camisetas naranjas ni la organización, ni mucho menos, tan solo intentaba expresar lo que puede llegar a significar este tema del aforo. Básicamente, cuando se llega al límite de aforo, hay que esperar a que alguien salga para que entre otra persona. Luego tenemos un montón de casuísticas y situaciones que pueden darse y que habría que tratar individualmente, y de gente que podemos encontrar, (que nos conocemos y hay quien da cualquier excusa para saltarse la cola, o intenta colarse por una salida de emergencia, etcétera, seguro…) En cualquier caso, he visto los comentarios de la organización y se intentó en todo momento que la experiencia fuese buena. Si alguien salía un momento al baño se procuraba tenerlo controlado para que pudiera volver a entrar, o si una mamá tenía que alimentar a su bebé, lo mismo. Esto último, por la parte que me tocará en un futuro cercano, me parece maravilloso…  😉 Tienes más información y comentarios en este hilo de labsk.net.]

Se vivieron algunos momentos tensos y  el tiempo de espera en la cola de entrada llegó a ser de más de una hora [EDITADO: Al parecer, estas situaciones se concentraron en 2 ó 3 horas el sábado, mientras que el resto del tiempo todo fue como la seda.]. Pero la ley es la ley y está para cumplirla. Hablamos de un tema de seguridad y es muy importante tenerla en cuenta.

Vamos con mi experiencia.

El viernes comenzaba a las 17:00, como siempre, aunque yo no pude llegar hasta las 18:00, y sin embargo ya se respiraba un buen ambiente. Los camisetas naranjas y los chicos de Por un pasito más estaban a tope, recogiendo todo lo que llevábamos para el mercadillo solidario. Y era mucho…

IMG_20170908_182625702

Dejados los artículos, fuimos a la puerta, donde había que enseñar la tarjeta de inscripción al segurata. Este año nos dimos prisa en apuntarnos y yo tenía el 12.

IMG_20170908_184005866

Dentro la gente ya estaba jugando, viendo stands, comprando o simplemente pasando el rato. Es más, creo que se había llenado todas las partidas de rol ¡todas! No recuerdo haber visto eso en estos años. Estuve hablando un rato con Juan Carlos, de Ediciones Sombra y descubrí que ¡aún tiene algunos ejemplares de KIS! La verdad, me sigue haciendo ilusión ver mi juego en un stand, junto a muchos otros mucho más conocidos. Pero también significa que no mucha gente conoce el juego, así que en futuras ocasiones habrá que trabajar para que más gente lo conozca y quiera tenerlo para disfrutarlo con sus grupos de juego.

 

Nosotros decidimos probar un juego de mesa y sacamos de la Ludoteca un “Cacao”. No está mal, pero acabamos cambiándolo por un “Saboteur”, que lo conocemos más y nos fue más divertido.

El sábado volvimos, conocimos a los soldados de #somosUSFA y nos fuimos directamente al mercadillo solidario.

 

Esperamos más de una hora para entrar, pero mereció la pena. Muchas cosas, algunas baratas y otras no tanto. No pude resistirme y compré mi ejemplar de la Leyenda de los cinco anillos. ¡Y oootro para la colección¡

IMG_20170909_212302977

Poco más el sábado. Así llegamos al domingo, que estuvimos por la tarde para recoger las ganancias del mercadillo y donar lo sobrante. Luego jugamos un poco y llegó rápidamente la ceremonia de clausura. Todo fue muy bien y este año ¡por fin me ha tocado un regalito! ¡Sííííííí!

 

Y eso es toh… eso es toh… eso todo amigos! Las LES2017 acabaron. No obstante me ha venido bien el estar son la presión de organizar partidas, de pensar si gustará o no, etc. El año que viene, seguro que nos vemos en las LES2018, pero esta vez, como Dj y jugadores, porque el año que viene no se libra nadie. KIS estará allí.

¡Saludos!

Anuncios