Hola!

Ya hace unos meses comenté por aquí que volvía a la universidad para estudiar un grado. Sí, ahora, a la vejez viruela. Pues bien, durante la semana pasada he participado en un seminario sobre el diseño y desarrollo de los juegos de mesa, organizado por la universidad y por el grupo The Covenant, especialistas en juegos de mesa. ¡Muchas gracias por el esfuerzo y las organización!

Durante la semana hemos asistido a varias charlas interesantísimas sobre el origen de los juegos de mesa, el proceso de diseño de un juego y del funcionamiento del mercado, sobre todo en nuestro país. Siempre de la mano de profesionales (GenX games) y divulgadores (Jens de Fries).

Pero sin duda, lo más interesante ha sido el taller, en el que por grupos debíamos diseñar un juego de mesa con una temática emplazada en los 17 objetivos de la OMS.

Nosotros escogimos el tema del agua y diseñamos Zou, un juego colaborativo cuyo objetivo es el de concienciar a los jugadores de la importancia del agua, de su mantenimiento y su uso responsable si queremos sobrevivir.

IMG-20200124-WA0011

Y el resultado no ha podido ser mejor. No sólo porque hayamos recibido algún que otro comentario positivo de compañeros y organizadores, sino porque a pesar de ser un grupo heterogéneo, hemos sabido coordinarnos, sacar el producto adelante y hacer una presentación más que correcta.

Y no era fácil, puesto que a ir solo, me “colocaron” con un grupo de 3 amigas que están acabando su grado este año. Imagínate la diferencia de edad, de forma de pensar o de momento vital, y sobre todo, imagínate que vas con tus amigas/os a un seminario y te encasquetan a un señor… Cojonudo. Y que encima dice un montón de cosas sin sentido o gilipolleces, directamente… Imagínatelo.

Sin embargo, estoy muy contento, pues las chicas han sido súper majas y agradables. No sólo no han protestado, sino que no ha habido un mal gesto, ni comentario. Se han adaptado perfectamente a trabajar con gente desconocida, en algo relativamente nuevo para ellas como es el diseño de un juego y han sabido colaborar conmigo para que el proyecto saliese. Con esa actitud les irá bien en su futura vida laboral, estoy seguro.

Ahora ya acabó el seminario, pero nos han dado hasta final de curso para seguir refinando el prototipo y hacer una presentación más definitiva junto al resto de grupos, si que en junio veremos dónde nos lleva esto, pero desde luego, me hace ilusión seguir adelante y descubrir el final de la aventura.

Sí es que no lo puedo evitar…

¡Saludos!