Inicio

Fantasmas de Quiúnéi

Deja un comentario

¡Hola!

Hasta ahora te he ido mostrando muchas criaturas de las que habitan en todo Quiúnéi. Algunas buenas y otras no tanto, pero aún no hemos hablado de la más común de todas, y esos son los fantasmas.

Los fantasmas son una gran riqueza mitológica en la cultura de Quiúnéi. Existen varios tipos de fantasmas cada uno con habilidades y poderes particulares, algunos buenos otros malos, en definitiva se podría decir que hay un fantasma para cada ocasión. Dentro de la gran variedad que hay vamos a destacar a los yūrei, espíritus apartados de una pacífica existencia tras la muerte debido a algo que les ocurrió en vida, falta de una ceremonia funeraria adecuada, o por suicidarse de forma injustificada (no por seppuku).

Usualmente aparecen por la noche para asustar y atormentar sobre todo a aquellos que les ofendieron en vida, pero nunca causan daño físico. También puede aparecer para castigar a sus descendientes o parientes cuando no se han llevado a cabo los correspondientes ritos funerarios. No obstante, pueden ser repelidos mediante ofudas, escrituras en lengua rúnica sobre un trozo de pergamino. Generalmente no son peligrosos pero necesitarán de la ayuda de los mortales para poder descansar en paz y esta búsqueda puede resultar más que molesta.

Tradicionalmente están vestidos con una mortaja, un kimono funerario, blanco y abrochado al revés. Cada yūrei tiene su propio nombre y su historia triste. Normalmente están acompañados por dos fuegos fatuos de colores azul, verde o púrpura. Estas llamas fantasmales son partes separadas del fantasma más que espíritus independientes y también suelen tener un trozo triangular de papel o tela en su frente

Por otro lado, cuando los yurei sólo buscan la venganza, se convierten en los llamados goryō, que tradicionalmente maldicen a una persona o un lugar como un acto de revancha por algo que se les hizo en vida. No pararán hasta vengarse de su objetivo y para ello usarán cualquier cosa o técnica a su alcance.

Encuentro con los Pjs: En cualquier caso, estos Pnjs pueden interactuar con los Pjs de mil formas, desde simples espíritus que molestan a fuentes de información. Pueden ser encontrados por casualidad o invocados mediante un ritual. En definitiva ofrecen innumerables posibilidades para la historia, pero nunca podrían matarlos, ya están muertos.

¡Saludos!

Anuncios

Kamaitaichi

1 comentario

¡¡Wenas!!

Esta tarde te traigo uno de los seres más curiosos de todo Quiúnéi, uno de esos que a primera vista parece muy poca cosa, pero que pienso que te dará mucho juego en algunas situaciones.

Los Kamaitachi tienen aspecto de comadreja y una velocidad extraordinaria. Son esencialmente malvados y se dedican a matar o herir con su hoz a aquellos que se adentran en su territorio. Se cuenta que son tan rápidos, que si te encuentras con uno de ellos, no te darás cuenta de cuando te ha matado.

Siempre va armado con una hoz o con garras de forma curva y se la representa montada sobre un torbellino. Sin embargo, esto no es del todo cierto. La realidad es que mueve tan rápido sus patas que parecen borrosas a la vista, de ahí el pequeño tornado.

Odian a los humanos por encima de todo, debido a su afán de construcción y destrucción de la naturaleza. Sin embargo, respetarán al resto de seres vivos hasta el final. Esto hace que continuamente se equivoquen en cuanto a los Rén-Shou, ya que su aspecto humano antes de la trasformación puede confundirles. Por ello, los Kamaitaichi poseen una poderosa poción capaz de curar las heridas más profundas en cuestión de segundos, aunque nunca llevan encima más allá de 2 dosis, para que nadie pueda robarles su secreto.

Encuentro con los Pjs: Estas criaturas atacan por emboscada y si pueden, usarán su tremenda velocidad para que su víctima ni siquiera los vea. A veces actúan en tríos, en los que el primero de ellos hiere a su víctima y el segundo la remata atacando desde otro ángulo. El tercero es quien porta la medicina sanadora y se quedará a una distancia prudencial.

¡Que vaya bien!

Kamaitachi

Gaki

Deja un comentario

¡Hola de nuevo!

Hoy traigo una nueva y curiosa criatura de las muchas que habitan Quiúnéi. Se trata de el “Gaki”.

Los Gaki o fantasmas hambrientos son seres que sufren continuamente hambre y sed y cualquier alimento que haya ante ellos desaparecerá entre las llamas. Son seres infelices y demacrados, con el vientre hinchado y la boca muy ancha, que sufren el hambre y la sed permanentemente, nunca pueden saciarse.

Pueden aparecer en cualquier lugar y a cualquier hora, aunque prefieren la noche y los lugares solitarios dentro de los pueblos y a veces las ciudades. Es difícil encontrarlos en campo abierto, puesto que es más difícil para ellos encontrar comida o agua.

Aunque parecen enteramente humanos, su comportamiento es algo extraño. Hablan con desesperación y miran  con un ansia propia de un animal hambriento. Y desde luego, harán lo que sea para conseguir lo que necesitan.

Encuentro con los Pjs: Aunque pueda parecerlo, los Pjs no se encontrarán con un Gaki por casualidad, sino que éste los buscará en cuanto sepa de su existencia. El Gaki no usará la violencia en un principio, sino que mendigará comida y agua. Pero tanto si la consigue como si no, querrá el resto a cualquier precio, para lo cual usará cualquier medio a su alcance. Una vez se comiera y bebiera todos los víveres del grupo, es muy probable que continúe con los mismos Pjs, comiendo su carne y bebiendo su sangre. Al terminar, simplemente se irá en busca de nuevas víctimas.

¡A ver cómo salen de esta!

Gaki

Gaki o Fantasma hambriento

Gaki o Fantasma hambriento

Bajang

Deja un comentario

¡¡Buenas noches!!

Madre mía… Acabo de llegar de viaje, pero voy a dejar una nueva entrada antes de poder ponerme con la gran novedad que voy a introducir la semana que viene.

En esta ocasión se trata de una nueva raza de Pnj: los Bajang, una raza de humanoides. Tienen poca estatura, apenas 1 – 1,2 m y sin embargo, una fuerza desmesurada. Parecen la transformación grotesca de un hombre. Su constitución es simiesca, con los brazos largos y mentón prominente. Tienen un pelo largo y basto de color negro que les llega hasta la cintura.

Habitan en la niebla y entran en Quiúnéi en contadas ocasiones, generalmente para raptar niños o realizar cualquier otra terrible acción, puesto que existen rumores de que se alimentan de carne fresca y no desperdician la de origen humano. Pero no suelen ser vistos, por lo que son como fantasmas para la mayoría de la gente.

Sin embargo, hay quien piensa que estos grotescos seres sirven a los propósitos de alguna especie de señor oculto en su morada. Pero ¿quién puede tener el poder y el estómago de convivir con estas grotescas criaturas?

Encuentro con los Pjs: En el caso de que nuestros Pjs se encontraran con estos seres, bien por casualidad, por su propia iniciativa o porque son atacados por ellos, la cosa no acabará pacíficamente. Estos seres lucharán hasta la muerte para conseguir lo que sea que buscan. Y son crueles, no mostrarán ningún tipo de piedad.

No obstante, tampoco son muy civilizados y la organización, sobre todo en combate, es inexistente, lo que puede dar una cierta  ventaja al equipo de Pjs. Incluso pueden llegar a luchar entre ellos con relativa facilidad a la mínima provocación, la cual no tiene por qué ser intencionada.

Ficha Bajang

Simiesco-2

Demonios en Quiúnéi

Deja un comentario

Dentro del trabajo en el que ahora mismo estoy inmerso y del que os estoy poniendo muestras por fragmentos, uno de los puntos serán los demonios dentro del mundo de Killer In Shadows. Voy a dejaros la información más importante, puesto que todo completo ocuparía demasiado como para la entrada de un blog, a mi entender. No obstante hay y habrá más, prometido.

Pero no me enrollo más. Aquí tenéis:

“Existen numerosos demonios en Quiúnéi, tanto en el plano Físico como en el Plano espiritual, aunque en este último están encerrados en los infiernos y bajo una estrecha vigilancia, por regla general.

No tienen que ser necesariamente criaturas hostiles, de hecho son muy capaces de ayudar a los vivos, aunque es muy probable que sólo lo hagan si la acción les conviene o ven en ello un beneficio mayor.

Oni: son gigantescas criaturas de afiladas garras. Tienen un pelo largo y revuelto y uno o dos largos cuernos surgiendo de sus cabezas. Su cuerpo esta musculado en exceso y su piel, cubierta de un espeso vello negro en brazos y piernas, puede ser de un variado rango de colores: rojo, azul, negro, rosa o verde. Su fiera apariencia se ve incrementada por las pieles de tigre que tienen tendencia a vestir y los garrotes de hierro o kanabo que suelen llevar y que manejan con asombrosa facilidad.
Habitan en zonas boscosas y amplias, es decir, son enormemente territoriales, sobre todo con los de su propia clase. Tienen sus guaridas en cuevas o cabañas perfectamente escondidas y camufladas entre la vegetación, lo que hace que no sean vistos si ellos no lo quieren así.
En esencia son seres salvajes y feroces, pero en algunos cuentos también ayudan a las buenas personas. Y es que pese a su aspecto y comportamiento inicial, poseen una inteligencia de nivel humano.
Encuentro: Debido a su carácter territorial y belicoso, el primer encuentro con un Oni será mediante el combate. No obstante es posible dialogar con ellos y resolver la situación mediante la conversación. Sin embargo, los Pjs deben tener cuidado, porque les encanta pelear y si no creen que obtendrán algo a cambio o la situación no les aporta nada que les convenza, se lanzarán al ataque con toda su fuerza.

Shicome: Se puede decir que son las furias de Quiúnéi, aunque su número real es indeterminado y tienen su morada en el infierno. Algunos dioses se han servido de ellas para buscar algo o a alguien, ya que no cesarán en su empeño y su papel es el de castigar a aquellos cuyos actos sean deplorables. También son las encargadas de torturas a todos aquellos desgraciados que llegan a los infiernos.
Su verdadero aspecto es monstruoso. Pese a tener forma humanoide, son seres extremadamente delgadas, casi piel sobre los mismos huesos. Además poseen enormes dientes afilados, garras y lo más destacable: dos alas de cuervo despeluchadas a las que le faltan plumas.
Sin embargo, tienen la capacidad de transformarse en mujeres con el aspecto que más les interese, tanto jóvenes, como ancianas, bellas o feas, etc. Este poder es el que más utilizan para acercarse a su objetivo sin levantar sospechas, de manera que puedan atraparlo rápidamente.
Encuentro: Es muy difícil que salgan de los infiernos si no hay una buena razón para ello. Aunque deben lealtad a sus dioses gobernantes, ni siquiera estos pueden obligarlas a salir de sus dominios y a cumplir sus órdenes sin un motivo noble. Esto hace que los encuentros son difíciles, pero si se produce alguno, los Pjs deberían echarse a temblar, porque eso significaría que alguien cercano merece un castigo terrible.

Shura: Los shura, o espíritus enfurecidos, habitan en el infierno y son los encargados de castigar a los seres del plano físico que llegan a sus dominios tras el juicio final. Podemos decir que son los demonios más parecidos al estereotipo occidental.
Existen innumerables individuos y tienen una división jerárquica basada en el poder de cada unos, es decir, si alguien tiene más poder que otro y puede matarlo, su estatus es mayor. Lo cual implica que dentro de los infiernos, las intrigas, el asesinato, las traiciones, etcétera, son simplemente la forma de vida.
Su aspecto es el de los guerreros humanos, pero con malformaciones y cuerpos mutados en formas horribles. Los shura son reencarnaciones de guerreros muertos en combate cuyo honor no ha sido satisfecho y que quedan a merced de su violencia y su sed de sangre para toda la eternidad. Por ello, no podemos describir su aspecto de forma precisa, puesto que hay tantos tipos como individuos, y no hay dos iguales.
Encuentro: Existen muchas causas por las que los Pjs pueden encontrarse con un demonio: ritos de invocación, apariciones, ataques. Cómo se resuelvan estos encuentros dependerá de la historia, las circunstancias y el demonio, es decir, cuanto más poderoso sea, más opciones de diálogo existen, pero también es muchísimo más peligroso. No obstante, podemos intentar conseguir información, hacer tratos con ellos, etc.”